I know how the world called The Netherlands looks like…

October 2013

To the ones who have lost someone that they love... to my taak emej

Abuela y Nieta en ritual de despedida 2013-Philippa Zamora

When Tania told granny Eulalia that she was moving to the Netherlands, granny Eulalia was so worried because she could not imagine how Tania would live so far away in a different world. For granny Eulalia this place called Europe/the Netherlands based on her knowledge and her way of seeing and perceiving the life and worlds, was not only 

another land or continent, it was another world with strong implications. She was a shaman and as such, she was a spiritual guide for her Ayuuk people in Tamazulapam and a knowledgeable person1.

Granny: dear daughter, do you know how the other world looks like? Are you gonna have food to eat (meaning maize and the things they grow in a milpa and her community)? What are you gonna eat? Where are you gonna live? (Granny was waiving her head showing she was deeply worried).

Tania: No yet granny but I will make some arrangements in the coming days. There is food over there, I’ll find things to eat. I’ve been told it’s cold over there. Don’t worry, I’ll be fine. I’ll come back in some weeks when I’m about to leave to say good bye.

Granny Eulalia: I’ll be waiting for you darling, please, take care, god bless you.

Tania knew she will be fine, it was going to be her first time in Europe and she was ready for the adventure. Tania was conscious she might have to learn to combine ingredients and get use to new flavors and tastes and was willing to take the challenge. Anyway, as a good adventurer, she was ready to experience something new.

By October, it was time to leave, she will move to the Netherlands by the beginning of November. Tania went to her hometown to say good bye and get the blessing of granny Eulalia. Granny usually did not make rituals to guide her own family but this time, she made an exception and offered prayers to the Ayuuk gods so they would guide Tania´s journey and give to her the strength she needed.  When Tania got to her hometown, she went to granny’s kitchen and as always, granny was ready waiting for her with a warm cup of coffee. They sat next to the fire and started to chat:

Granny: I know how the place where you are going is, I know how that other world is. Now,  I am pretty sure you will be fine.

Tania: really? How is this place, tell me please granny…

Granny: it’s a cold place, there are many white people (ekaats) with white hairs, they do not  look like us, they don’t have black hair. They don’t speak like us. They do not eat corn;  can you believe that? They use the corn to feed cows. They eat potatoes and wheat. I know you’ll be ok even if you don’t have corn, you might have to survive eating potatoes and wheat. Now that you are leaving, please, take warm clothes with you, you’re going to need them because it is super cold over there. You will face some of the coldest periods of your life, but I know you will survive2.

Tania: (she was shocked) thank you granny, I’ll follow your advice. Granny, please, could you tell me how do you know all this?

Granny: (granny laughs proudly), your grandmother knows many things. A week ago, a white lady from this other world came with you uncle Daniel. She looks like a gringa, she is white and has white hair. She said she was from there and I asked her all these things. She  wanted to learn from us, but I also wanted to learn from her. She told me what they eat, how is the weather and how they live over there.

When granny was telling this story to Tania, she didn’t stop smiling, she was happy and and proud at the same time, as the shaman and grand mother she was, it was her duty to guide and support her children, her family, her people.

Granny:  when are you gonna come back? How long are you gonna be in that other world?

Tania: I’ll be there four years granny, that’s the time it will take me to get my degree. If all   goes well I’ll be back in a year and spend some time in Mexico City (just as reference that Tania was going to be closer, granny had a particular way of conceiving the world). I’ll be closer to you and I’ll visit you more frequently.

Granny: I don’t think I’ll have the energy to wait for you four years because I’m already      tired.  However, I’ll be here when you come back next year, I’ll be waiting for you.

Granny invited Tania to follow her to her bedroom. She opened a box and took two shawls, she placed them on the bed:

Granny: daughter, choose one and take it with you. I want you to take it with you so you don’t forget us, so you don’t forget who you are and where you’re coming from, so you tell the others who live in that other world who we are, what do we do, and how do we live in this world.

Tania was speechless, she was thankful and took one shawl that granny gave to her feeling so grateful for such a gift.

The gringa that granny met is a researcher from the University of Berlin. She visited granny to get her oral testimony on a historical reconstruction she was doing. The researcher did not speak Mixe nor granny English nor Spanish but Daniel, Tania’s uncle, translated the conversation among these two ladies,

Tania keeps this shawl as her totem and she is doing the last year of her PhD. Granny waited for Tania’s return in 2014 as she promised and started her sacred journey to go back to the land where her umbilical cord was buried, to close her cycle in life and be part of the Mother Earth again in 2016. Granny won’t be there to celebrate, dance and acknowledge the Mother Earth when Tania finishes her PhD, however, she will always remain in Tania’s heart and memory.

1My anthropologist friends or anyone with some knowledge on ontology can understand the implications of “another world”, you can send me a message and I can explain to you the few things I know about it.
2Tania dealt with the first winters quite well, the winter of 2016 and 2017 were the coldest ones in her life. Granny warned Tania that those winters would be hardest in her life because coping with granny´s lost was not easy, it was somehow her identity being challenged.
Advertisements

México te necesita/Mexico needs you

21949811_887047828111335_8993802363629894955_o

To all my friends from around the world, WE NEED YOUR HELP! Yesterday Mexico suffered another catastrophic earthquake that already has taken many lives (magnitude 7.1 quake). 

More than 200 peopled died, among them at least 30 children and many more are missing. Emergency workers (military personnel and volunteers) have been working through the night in the search for people trapped under the rubble of collapsed buildings. Check the news for more info https://www.theguardian.com/…/mexico-city-earthquake-dozens…

Amigo

HOW CAN YOU HELP?
Your dollars/euros are worth almost double in Mexico, so something small has a big impact. you can donate, even a little bit, you can do it directly here:
Feel free to share with any friends or family that are interested in helping

#UNICEFMéxico is looking for donations for child victims of the earthquake. https://www.donaunicef.org.mx/landing-terremoto/

But also Donating to other organizations is a way to get resources flowing.

#RedCrossMexico https://www.cruzrojamexicana.org.mx/
#OxfamMexico http://www.oxfammexico.org/dona
#ProjectPaz http://www.projectpaz.org/
#SavetheChildrenMexico http://www.savethechildren.org

Thank you!!!

Bienvenid@ al blog de Tania Eulalia Martínez Cruz.

TANIA EULALIA 001

Bienvenid@ al blog de Tania Eulalia Martínez Cruz.

La página está en construcción pero por el momento puedes encontrar algunas cosas como:

  • Las historias que me gusta narrar o que otros amigos míos han escrito y me ha permitido compartir contigo. Si tu también quieres compartir alguna historia conmigo y quieres que la publiquemos, no seas tímido y escribeme para platicar. Este es un espacio abierto para compartir con mis amigos.
  • Algunas entrevistas que me han hecho en algunos medios (me disculpo de antemano por no poner todas, poco a poco las iré subiendo)
  • Información sobre algunas ONGs que son pro educación y juventud, en algún momento compartí algún espacio con ellas y por eso las menciono aquí.
  • Links a mis cuentas de redes sociales

Juan Carlos, el Ayuuk ja’ay y su largo andar a los Países Bajos (Parte 1)

Aprendiendo un nuevo idioma como requisito para un posgrado en el extranjero, en mi caso inglés

Saliendo de las cenizas

DSC00137Algún día en 2014…

Un día Montaña, mi hija, me preguntó: -“Mami, yo sé que nunca esperamos que algo malo nos pase, pero creo que hay algo que debemos definir: ¿Dónde pondríamos nuestros restos si algo nos pasa algún día? Yo quiero volver a donde mi ombliguito fue enterrado, como dice mi abuela; yo quiero volver a mi tierra, donde nací y están mis abuelos, donde están mis raíces, y seguro donde mi abuela estará el día de mañana. Ahí es donde pertenezco y donde quiero volver“. Enseguida me preguntó: -“Y tú, mami, ¿dónde quieres estar?” Yo no supe que responder.

Su pregunta me hizo pensar que como yo vivo en una tierra en la que no nací, regresar a aquel lugar en las montañas dónde quedaron los restos de mis padres y abuelos sería muy complicado. Comencé a ser una viajera desde que tenía nueve años. Siempre he sentido una profunda nostalgia por aquella casa de paja, por el olor de la tierra recién mojada, los ladridos de los perros que se perdían entre las montañas, por esa tierra dónde vi el sol por primera vez. Así como yo, otras niñas de mi tierra, tuvieron que abandonar sus comunidades de origen por las condiciones de extrema pobreza, buscando mejores oportunidades, o por otros factores en el mundo rural que son difíciles de describir.

Mi nombre no importa, podría ser María, Esperanza o el de cualquier otra mujer que ha vivido experiencias similares. Mis hermanos y yo nacimos en un tiempo en que no se hacían actas de nacimiento, y muchos años después supimos que existían y debíamos tener una para ser reconocidos. Yo soy la más pequeña de 13 hijos. Como dicen mis hermanos entre broma: a la que ya no esperaban, pero llegó. Algunos de mis hermanos sólo los conocía de nombre, pues muchos habían migrado a México en los 40’s en busca otra vida; otros habían fallecido.

En 1972, al cumplir los 8 años, migré de mi pueblo con la promesa de llegar a la Ciudad de México, a hallar una vida de sueños, una esperanza para un mundo diferente; no sé si esto en realidad es lo que me motivó o porque en el fondo tenía el deseo de conocer ese mundo extraño y de fantasía del que hablaban mis hermanos vuelta a casa. Me dolió dejar a mis padres, ya que a pesar de la pobreza yo era feliz, corriendo libremente por el campo y sintiendo cómo el viento jugaba con mis cabellos. Descalza, hambrienta, y con mi vestido lleno de agujeros, con español limitado, me aventuré a conocer México.

Partí con una de mis hermanas. Empecé a trabajar, como ella, de empleada doméstica. Frecuentaba a mi hermana en su trabajo y salíamos los domingos a visitar a mis otros hermanos y familiares. Pero esta compañía no duró mucho, pues ella se regresó al pueblo. Me quedé sola. Es así como me vi en necesidad de valerme por mi misma y apoyar económicamente a mis papás con lo poco que ganaba. Así estuve tres años. A pesar de todo no dejaba de soñar que algún día “sería alguien más”, pues no me hacía a la idea de ser trabajadora doméstica toda la vida. No sabía cómo lo lograría, pero era mi sueño, hasta que un día me pasó algo terrible. En una de tantas casas que trabajé me agarró una enfermedad llamada Viruela Loca y mi patrona me corrió, acusándome de robar unos aretes. Dijo que si no me iba me echaría a la policía. Me marche estando en muy mal estado con uno de mis hermanos.

Después de esa mala experiencia, me atreví a decirle a mi hermano que yo quería estudiar, y me dijo: -“Ya lo pensaste bien, pues ¿quién te va mantener? Yo le dije: -“Trabajaré de día y de noche estudiaré.” Así comencé a ir a clases en una escuela nocturna de 19 a 21 hrs. Tuve que buscar un trabajo en una casa dónde me permitieran ir a la escuela. En estos años llevé una vida solitaria. Dormía en un cuarto en la azotea, y recordaba a mis papás y hermanos, con la esperanza de volver. Mi vida era modesta, pues estando en la escuela colaboraba con los gastos de la casa. Uno de mis hermanos y yo compartíamos las playeras que me regalaban, pero no por esto dejaba de soñar en ser médico o arquitecto algún día. Pasaron los años, terminé la primaria, y luego quise entrar a la secundaria, pero mis patrones dijeron que ya no era posible, que me robaría más tiempo y desatendería las labores de casa. Viendo el riesgo de la ciudad de andar a altas horas de la noche, mis hermanos decidieron que regresara a la Sierra en Oaxaca a estudiar la secundaria.

Mi sueño ahora era ser auxiliar-médico del CONALEP, y con el tiempo quería especializarme. Desafortunadamente la muerte de mi padre en 1981 afectó mi vida. Con su ausencia sentí que el mundo se me venía encima, sin él mi vida no tenía sentido. Terminé la secundaria ese año, y me aventuré a un examen para obtener una plaza como Promotora en Educación Indígena. Pasé el examen y en mi trabajo debía enseñar a los niños a hablar español, escribir y leer. Así comenzó mi vida como maestra en Educación Preescolar, y cambió el rumbo de mis sueños.

Por estos tiempos conocí al padre de mis hijas, que es de la comunidad dónde hice la secundaria. Profesionalmente hice varias cosas como estudiar la carrera de Profesora de Educación Primaria, en 1992 comencé la universidad en la ciudad de México siendo ya madre de dos lindas niñas (una de 9 años y una de 5).  Después hice una licenciatura más en educación telesecundaria. Fue complicado ser madre, esposa y estudiante, pero me dejó muchos aprendizajes y creo que me permitió sembrar algunas semillitas en mis queridas hijas.

No puedo negar que logré varias cosas profesionalmente, pero mi vida de matrimonio no fue fácil. Quisiera volver el tiempo para no repetir errores. Haberme casado a los 17 y dejar mi lugar de origen me llevó a sentirme sola, sin tener apoyo, una familia cercana, una comunidad que estuviera a mi lado. Mi vida en mi querido pueblo natal, fue pobre, y quizá no veía esperanza ahí, pero fue dichosa a lado de mis padres. La ciudad de México me aterrorizaba al ver tantas cosas nuevas y la inmensidad de los edificios; era un monstruo en el que me sentía tan pequeña, con gran añoranza por mi tierra y mis padres. Aun así, todo esto no lo puedo comparar con la vida de casada, llena de alcoholismo y violencia intrafamiliar. Me aferré a tener y a ofrecer una familia a mis hijas, la familia que perdí al migrar y al fallecer mi padre, la familia que nos enseñan a mantener a costa de todo dentro de algunas sociedades. No me enorgullece decir que mis malas decisiones afectaron a mis hijas y las hicieron huir de casa. Inicialmente las dos se fueron a los catorce años para estudiar la preparatoria, pero también para dejar este mundo caótico. Esto lo entendí muchos años después cuando ellas ya no estaban conmigo y hacían lo posible por ser independientes y no volver a casa. Estar lejos de casa implicaba no estar al pendiente de si papá estaba alcoholizado o no, si debíamos correr para evitar ser lastimadas. Buscar un refugio o apoyo lejos de tu familia en un lugar que no es tu hogar es de las cosas más complicadas, te sientes completamente sola y romper el ciclo es difícil. Lo triste es que es algo normal en muchos lugares del mundo, como nuestra historia muchas más se ven y pocos dicen o hace algo, se normaliza. La mujer que mi esposo presumía que era independiente ante los demás porque “era estudiada”, también era sumisa, no podía decidir, y ante todo debía tener su aprobación. Mis hijas siempre criticaron eso, y me reclamaban que por qué él podía decidir tanto en nuestras vidas.

Hacia los 2000´s nació mi pequeña Xëë y es con quien vivo ahora, y a quién creo que puedo ofrecerle algo mejor. Muchos años más tarde me aventuré a mudarme, a dejar el pueblo de mi esposo, para comenzar una vida con Xëë y “construir” una relación con mis otras dos hijas que ya se habían ido de casa. Afortunadamente no fue tarde, si difícil porque hay heridas que tardan en sanar, pero es necesario enfrentar los fantasmas del pasado para moverse hacia el futuro. Hoy día mi vida está en la ciudad de Oaxaca. Aunque mis hijas mayores no le llaman tierra, es un lugar de paz y tranquilidad para todas. Mis hijas mayores han hecho algo bueno de su vida: una es médico y la otra es ingeniera, las dos son unas mujeres fuertes de las que me siento orgullosa. Nos ha tomado tiempo sanar las heridas, conocernos y reconstruir mi familia. Al aferrarme a un “hogar” no me di cuenta que la historia se estaba repitiendo: mis hijas buscaron solas su camino y sueños lejos de casa. Huyeron, pero huyeron sabiamente.

Así como mi historia, hay otras más. Muchas mujeres, como yo lo viví, sienten culpa, tienen baja autoestima, vergüenza, miedo y creen que no hay esperanza para cambiar nuestras realidades. Hoy que es el Día Internacional de la Mujer quiero compartirles mi historia porque sé que hay muchas como la mía allá afuera y darles un mensaje de aliento para que seamos solidarias y entre nosotras nos apoyemos para transformar nuestras realidades y construyamos una que nosotras queremos. Un abrazo a ti mujer si me lees y te sientes identificada, no debemos callarnos, hay que alzar la voz y luchar proactivamente por el mundo que queremos, no estas sola!

Con cariño a mis hermanas de lucha que buscan transformar sus realidades en las zonas rurales de México, en las ciudades, sin importar la edad, un abrazo!

A las mujeres de mi vida (Susha, Montaña y Xëë)

Carta abierta a mis amigas y amigos

15895209_158789851273755_8935468255152030846_nQueridos amigas y amigos,

Hoy es un día frío en Holanda, nevó toda la noche y gran parte de la mañana.  Después de varios días sin sol, esta mañana por fin ha salido de nuevo y eso es algo que me hace inmensamente feliz pues me recuerda a nuestro México y sus días largos.

Aprovechando que nevó, decidí quedarme en casa a trabajar con una taza de té a mi lado y me tomé un espacio para responder algunos mensajes y escribir un poco. Como saben, en agosto del 2016 fui galardonada con el Premio Nacional de la Juventud en la categoría de Logro Académico. Agradezco sinceramente las notas periodísticas, los videos, los mensajes amistosos que disfruto tanto leer, las pocas pero enriquecedoras charlas a las que pude asistir para platicar con otros jóvenes en México, sinceramente me siento muy halagada.   Asimismo, como buena aprendiz de ciencias sociales, entiendo que muchas veces la información generada se presta a distintas interpretaciones o quizá simplemente a veces yo no he sido muy clara al expresar mis ideas, por lo que me disculpo de antemano. Los amigos que me conocen saben que soy una persona introvertida y que tener tanta atención, aunque me halaga, también me ha resultado complicado.  Los que son introvertidos como yo saben lo que es eso. Respeto y agradezco profundamente el trabajo de todos los que han escrito algo sobre mí refiriéndose a mi trabajo y, por otro lado, quiero precisar algunos asuntos:

  1. La Universidad Autónoma Chapingo (UACh), mi querida alma mater, ha sido desde su creación la casa de muchos como yo, originarios de comunidades rurales indígenas y no indígenas. Su esencia es apoyar al campo mexicano y hasta hoy cumple esa función a través de los profesionistas que forma. No soy la primera indígena que estudió becada en la UACh, ni tampoco la primera persona de mi pueblo que estudió ahí. Comencé la preparatoria en la UACh en el 2001 porque no había bachillerato en mi comunidad. Como todos los aspirantes, tuve que hacer un examen de admisión y después de pasarlo y de que me realizaran un estudio socioeconómico, me otorgaron una beca. Ésta es la historia de muchos compañeros, amigos, colegas y hermanos chapingueros, quienes con mucho esfuerzo construyeron y siguen construyendo sueños, muchos de ellos viniendo de contextos sociales muy retadores y que siempre fueron, son y seguirán siendo una fuente de inspiración para mí. Estoy segura de que hay muchos más jóvenes en otras universidades, en otras partes de la Republica con historias similares, para quienes no tengo más que respeto y admiración.
  2. El Programa de Becas Fulbright-García Robles fue un parteaguas en mi formación académica, me otorgó una beca para mis estudios de maestría en Ingeniería Agrícola y Biosistemas en Estados Unidos. Esta beca ha sido honestamente la que más trabajo me ha costado obtener, requirió mucha disciplina, constancia y ánimo para creer y hacer que fuera posible. Las bibliotecas públicas y mis amigos cercanos fueron un apoyo indispensable en el proceso de postularme y preparar los exámenes. De esta beca sí puedo decir que fui la primera becaria indígena. Pero más allá de ser la primera, la segunda o la última, lo que importa aquí es reflexionar que muchas veces no es por una cuestión de falta de talento que los jóvenes mexicanos no seguimos estudiando, para mí tiene que ver con el acceso a oportunidades y la existencia de condiciones que nos lo permitan. Los que han leído mi blog y escucharon el discurso que di al recibir el Premio en agosto pasado saben que aún en el año 2017 tenemos historias como la de mi abuela, mi madre o mi amiga Esperanza como ejemplo de mujeres talentosas pero que tuvieron o tendrán que enfrentar muchos retos para ejercer su derecho a educación. Yo he sido muy privilegiada al poder acceder a educación superior, lo que ha requerido mucha constancia y esfuerzo pero esperaría que muchos jóvenes más tuvieran las condiciones para contar historias similares. La pregunta que me inquieta es ¿qué estamos haciendo en México para fortalecer la educación y dar acceso a todos en medio de la inequidad social que impera no sólo en el medio rural sino también en las ciudades?
  3. Sobre mi servicio social en mi querida Tamazulápam, lo que hice fueron estudios topográficos para la proyección de una red de agua potable y drenaje en dos agencias En mi comunidad, la base de la organización es comunitaria. Lo que mis hermanos en Tamazulpam han construido para nosotros y nuestros niños ha sido de manera colectiva y eso es algo que admiro. Desafortunada o afortunadamente mi andar ha sido más académico y me ha llevado a vivir en otros lugares y por ello son pocas las oportunidades que he tenido de estar ahí.
  4. La agricultura y el maíz son temas centrales en mi investigación doctoral. La estoy haciendo gracias a los campesinos, agricultores, extensionistas agrícolas, científicos y otras personas que han abierto un espacio para mí, para aprender qué hacen, cómo lo hacen y por qué lo hacen. He pasado horas en carretera, en el campo, en sus casas, y me han abierto sus espacios personales y de trabajo. He trabajado tanto con agricultores de mediana escala con fines comerciales como con aquellos que como mi abuela y yo, vemos al maíz como parte de nuestra identidad, ese maíz que nos han heredado los abuelos y guardamos con recelo. Son ellos los que han llevado el maíz a otros lados, en todo caso en el futuro yo sólo espero ser una interlocutora. Hablando del campo, me gustaría que pensáramos ¿qué estamos haciendo por el campo mexicano, qué estamos haciendo con la migración rural, cómo vamos a hacer para que como jóvenes no abandonemos el campo?
  5. Sobre mis planes a futuro, aún no lo sé, por ahora estoy tratando de vivir el presente y sólo estoy enfocada en terminar el doctorado. A los compañeros que están en la tesis, ánimo, SÍ podemos.

Tal vez peco de vanidosa al decir que tengo una historia muy bonita.  No obstante, lo que quiero decir con estas precisiones es que no sólo la escribí yo, la escribí con mis abuelos y mis padres en la sierra, en los diferentes lugares en que he vivido, con la ayuda de mis amigos y la gente que me ha apoyado aun sin conocerme.  Estoy segura de que allá afuera hay muchas historias como la mía, historias de lucha como campesinas, mujeres, ingenieras, hijas, madres, esposas, académicas, etcétera. Los que nos hemos ido sabemos la nostalgia por la tierra y por los que queremos y hemos aprendido a vivir en otros lados con esa nostalgia. Me gustaría invitar a reflexionar sobre la existencia de las muchas Tanias que hay allá afuera, quizá Tanias con historias más motivadoras cuyas luchas son seguramente inconmensurables.  Quisiera que los que me siguen y me leen reflexionen sobre sus propios andares y que le echemos muchas ganas para construir algo lindo para nosotros y para nuestro país. Me gustaría que, aunque podamos tener muchos factores en contra cuando estamos haciendo algo, no nos desanimemos, que pensemos que podemos poner un granito de arena en otros y esperar que otros pongan un granito de arena en nosotros.

Mi aclaración ha sido un poco larga pero sentía la necesidad de expresar esto, es un ejercicio de honestidad que me debo y le debo a mis amigos (ustedes que me leen y siguen).

Un abrazo con mucho cariño,

Su amiga,

Tania